11 oct. 2018

EL PSOE INSTA AL ALCALDE A QUE LLEVE LAS CUENTAS Y EL CONTRATO DE ASERINFISCO A LA FISCALÍA



El Partido Socialista exige a Juan Ávila que deje de usar el miedo y la amenaza como herramienta política


El nerviosismo, descaro y la falta de respeto de Juan Ávila está sobrepasando límites insospechados. Al parecer ha encargado un nuevo informe a la Intervención Municipal, para “desmentir” las acusaciones del PSOE de Carmona.

Una nueva barbaridad por su parte, ya que todas y cada una de las denuncias del PSOE están contempladas tanto en los anteriores documentos emitidos por la Intervención Municipal, como en el informe que el PP encargó a Aserinfisco por 21.715 € y que está publicado en la sede electrónica del Ayuntamiento.

Entonces, ¿a quién realmente intenta desacreditar el PP? ¿Al Partido Socialista que se ha limitado a actuar con responsabilidad sacando a la luz las irregularidades del gobierno del PP ? ¿O al personal municipal que ha emitido esos informes?

El PSOE de Carmona lamenta que Juan Ávila comprometa siempre al personal municipal para salvar su ‘pellejo’. Ya lo hizo cuando el PSOE denunció la falta de personal de educación especial en la Escuela Infantil Amapola o cuando se interesó por el ascensor o los retrasos de la Residencia Asistida San Pedro. En ambos casos, el PSOE denunció situaciones que han obligado al PP a actuar a regañadientes. En el primer asunto, se vio empujado a contratar a personal especializado, a través de los planes de empleo, para atender las necesidades de la Escuela Infantil. Y el segundo asunto, derivó en la clausura por parte de la inspección técnica del único ascensor de la Residencia San Pedro y aún está por arreglar.

Es absolutamente cierto, que Juan Ávila no contó con las empresas locales ni el personal municipal para la auditoría de las cuentas del Ayuntamiento. También lo es que no solicitó tres presupuestos como contempla la base de ejecución 19ª ‘Propuesta de gasto’. Unas bases que son de obligado cumplimiento. Una información que el PSOE pudo comprobar tras esperar más de un mes el acceso al expediente.

La mentira y la manipulación se ha instalado en el gobierno municipal del PP.

Parafraseando el informe de la Intervención Municipal vinculado a las cuentas de 2013 a 2016, hay máximas demoledoras como: “no se da cumplimiento a la Ley de Contratos del Sector Público”, “se detectan anomalías en los expedientes de subvenciones” o “la inexistencia de un Plan anual de Contrataciones”. Una serie de anomalías que llevaron al PSOE a presentar alegaciones, y que al parecer el PP está intentando ‘tapar’ con otro informe. Por cierto, unas alegaciones que aún están sin responder, y donde el PSOE sugiere al alcalde que lleve las cuentas a la Fiscalía. El PSOE pone a disposición de la ciudadanía el contenido de las mismas.

El PP no lleva bien que le lleven la contraria, ni reconocer sus errores y menos aún que salgan a la luz. Ridículo.

El PSOE invita a Juan Ávila a que deje de vivir anclado en el pasado y se centre en la Carmona de ahora. Una Carmona que lleva ocho años sin una sola vivienda pública, sin nuevas infraestructuras, con las zonas verdes abandonadas y con la ciudadanía clamando a diario por mejoras para sus barrios. Una ciudadanía que debe tener cuidado cómo y a quién le pide las cosas para que el alcalde no se moleste.

El PSOE solicita a Juan Ávila el supuesto informe al que se refiere en su nueva nota de prensa, y que según él, desmonta los documentos que están a disposición de la ciudadanía en la web municipal (http://www.carmona.org/actualidad/publicacion.php?id=136835). Unos documentos oficiales, que dejan muy mal parada su gestión.

El PSOE recalca al alcalde que no dejará de cumplir con sus funciones de fiscalización y trabajo de oposición, aunque eso se traduzca en constantes amenazas de denuncias y descalificaciones. El PSOE se compromete con la ciudadanía a seguir denunciando y publicando cada una de las irregularidades de las que tenga conocimiento. Le moleste a quien le moleste. Y aunque ello se traduzca en una persecución a la desesperada de un gobierno agotado.

El PSOE, como ya hiciera en las alegaciones presentadas, invita al alcalde que lleve las cuentas a la Fiscalía y se deje de amenazas; y asuma su responsabilidad como máximo responsable de la gestión pública.